Protege tus plantas en invierno

Las bajas temperaturas del invierno pueden dañar las plantas, sobre todo las que se quedan en el exterior de la vivienda. De hecho, cuando las temperaturas bajan demasiado el principal peligro no son las ramas o las hojas ya que estas suelen crecer de nuevo con la llegada de la primavera sino las raíces, que es la parte más sensible de la planta y, una vez dañada, es difícil que se pueda recuperar.

  • Disminuye el riego. Cuando las temperaturas bajan demasiado el agua se congela, lo cual afecta las raíces de la planta. De hecho, ¿sabías que la filtración y el congelamiento del agua bajo la superficie afecta más a las plantas que las heladas nocturnas? Por eso, es conveniente que durante el invierno riegues menos. Además, debes cerciorarte de que las macetas y jardineras tienen un buen drenaje, para que el agua no se quede atrapada en la tierra.
  • Cubre las plantas. El plástico de burbujas que normalmente se utiliza para proteger los objetos frágiles también es ideal para proteger las plantas. De hecho, este material no solo protege sino que también es aislante. El plástico normal es otra alternativa, aunque debe ser transparente ya que así sigue llegando luz a la planta. En cualquier caso, durante el día debes retirar el plástico para evitar que la planta se asfixie. También debes tener cuidado de que el plástico no dañe las hojas y los tallos, por lo que es preferible colocarlo sobre unas estacas altas que lo sostengan.
Compartir:
Carrito de compra