Llena la maceta con el sustrato correcto

Una mezcla ecológica de suelo de buena calidad les garantizará a tus plantas, desde un principio, condiciones adecuadas para desarrollarse sanamente. Piensa en tierra, suelta, poco arcillosa, rica en nutrientes y que drene bien, pero retenga la humedad para que las plantas se nutran. Mézclala a partes iguales con compost orgánico y, sí es necesario, agrega hidrogel para optimizar el suministro de agua a la zona radicular.

Ten presente que la tierra de tus macetas debe ser renovada periódicamente y cuidada como es debido. Remuévela de vez en cuando para que no se apelmace y no obstaculice el paso de humedad a toda la zona radicular de las plantas. Además, no olvides nutrir el sustrato con compost orgánico e, incluso, con barritas de abono para jardinería.

Alimenta las plantas regularmente

Las plantas necesitan de nutrientes para crecer. Al momento de sembrarlas en las macetas, agrega fertilizante granular en razón de 2 cucharadas por envase de 19 litros (o según lo recomiende el fabricante). Cuando estén un poco más crecidas puedes empezar a usar un fertilizante orgánico líquido cada dos o tres semanas.

Compartir:
Carrito de compra